Introducción

Vista del corredor y la cámara del Dolmen de Dombate
El Dolmen de Dombate, considerado como la joya del período megalítico en tierras gallegas, está en peligro. Tras décadas de abandono e incomprensión por parte de las distintas administraciones implicadas en la protección de este Bien de Interés Cultural (BIC), los sucesivos convenios firmados por la Diputación de A Coruña con el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños desde el 2014 han resultado no ser la mejor de las soluciones.

En manos de José Muiño, alcalde de Cabana (PP) y su asesor de Cultura, José María Varela, Dombate y su entorno se han convertido en un mero salón de actos donde es posible la realización de cualquier actividad imaginable, desde certámenes de cantería hasta pruebas deportivas que en absoluto guardan relación con el contexto arqueológico del enclave, monumento funerario colectivo datado en el IV milenio antes del presente.

La situación que atraviesa el monumento sería impensable en otros países europeos, donde este tipo de yacimientos como el Dolmen de Dombate, que atesora pinturas y grabados prehistóricos, gozan de la máxima protección y de un régimen de actividades acorde con su carácter e importancia.

(Texto en galego)